Comunicació, Creativitat, Empreses, Expectatives, Varis

Conflicte. Retorn a la Crítica

Moltes vegades el conflicte arriba tard. El desgast previ ha creat barreres infranquejables, escletxes impossibles de tancar. I així moren molts projectes, il·lusions, empreses, expectatives…

El conflicte mou al canvi. I el conflicte ha de ser entès de forma constructiva. Només així deixarem de fer el de sempre, el qual hem vist que no funciona. Einstein també deia “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Doncs el conflicte planteja aquesta idea de fons. Que esclati el conflicte. Que ens condueixi a noves idees, noves solucions, noves aventures. La por al conflicte és la por a la crítica, és la por a qüestionar. I qui te por a qüestionar? Qui evita el conflicte i promou el desgast?

El conflicte dins la vida de les organitzacions s’ha abandonat sempre a la lleixa de la simple discòrdia, del malentès. El defugir del conflicte és una actitud molt nostra, que accentua molt la poca cultura que tenim de la crítica i del debat. De ben petits dins les aules, al créixer dins els espais públics i ja d’adults als llocs de treball. La venjança sobre la crítica sempre ha pesat molt. No hem aprés a construir el debat i formular crítiques. Qui qüestiona el professor és un alumne que no entén la lliçó, qui qüestiona al directiu és aquell que no compren l’estratègia empresarial.

El Conflicte com a Retorn a la Crítica, és la idea sobre la qual treballar amb el dubte inicial. És el compromís de treballar sobre les idees preconcebudes. És abatre el desgast i la pressió. És abandonar processos per desenvolupar idees. El conflicte és qüestionar; un exercici introspectiu necessari a la nostra cultura empresarial. I a les nostres vides.

[1490; del ll. conflictus, der. de confligĕre ‘xocar’]

m 1 1 Xoc, contesa, lluita. El conflicte amb la cavalleria enemiga.
2 fig Problema, cuita, compromís. Em trobo en un conflicte.

Anuncis
Estàndard
Miscel·lània, Varis

La conveniencia de la inconveniencia

¿Qué es una aventura? Una aventura es sólo un inconveniente convenientemente considerado. ¿Qué es un inconveniente? Un inconveniente es sólo una aventura considerada de forma inconveniente. Esto dice Chesterton, y como yo le hago mucho caso a Chesterton –que siempre tiene razón, incluso cuando no la tiene-, mi vida se ha convertido en una aventura apasionante.

El País Semanal, 22/02/09

La conveniencia de la inconveniencia. Javier Cercas.

Estàndard
Crisi, Empreses, Management, Varis

Einstein y que vuelva la crítica

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos los mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche. Es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a si mismo sin quedar “superado”. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.

El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de Crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.

En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora: la tragedia de no querer luchar por superarla”.

Albert Einstein.

Por muy oportuna y descifradora que sea esta cita de Einsten, por mucho que nos guste, creo no debemos olvidar lo que es una buena lección del momento en el cual nos encontramos.

Debemos apartar de nuestra mente buena parte de los discursos oficialistas de la dialéctica surgida del Management del s.XX. Esta crisis ha derrumbado muchos mitos y ha puesto en entredicho a tantos otros. Por esto, resulta importante no dejarnos llevar por la inercia de la necesidad de cambio sin reflexión, por la voluntad de liderazgo heroico de los directivos de las organizaciones, por la obsesión por la innovación sin valor. Y no digo que NO a la buena practica de todo esto. Digo que paremos. Que pensemos. Y que aun manteniendo la voluntad de tirar las organizaciones dónde trabajamos adelante, que no nos sulfaten de discursos gratuitos sobre la inmensa capacidad para tirar adelante proyectos, para dar valor ahora más que nunca, para la auto-hiper-motivación, para dar el 200%… como si nunca antes se hubiera hecho.

Que algo de lo que esta pasando nos cale. Que nos haga pensar y cambiar. Que no nos lleve otra vez a la desaparición de la crítica. Uno de nuestro grandes males. Hoy sí es un buen momento para humanizar uno poco más las organizaciones.

Estàndard